Carlos Juan Finlay: una obra que perdura