La contaminación del aire es una de las principales causas de muerte por cáncer