La salud pública tiene que mover su centro de atención de la cura a la prevención