Pasar al contenido principal
Embarazo saludable

Planificar la gestación es esencial para un embarazo saludable

Por una planificación e información acertada antes y durante el embarazo. Foto tomada de: radiosantacruz.icrt.cu

Consumir ácido fólico a dosis de un miligramo, al menos de tres a seis meses antes del embarazo y asistir previamente a una consulta de riesgo reproductivo preconcepcional son acciones que toda mujer debería realizar para garantizar una gestación satisfactoria.

Con esas simples conductas se pueden controlar todos los factores de riesgo modificables que puedan comprometer la salud de la madre y del futuro hijo, según lo  aconseja la especialista de primer grado en Genética Clínica, Máster en Atención Integral al Niño y Sub­directora a cargo del área de Asistencia Médica del Centro Nacional de Genética Médica, doctora Yudelkis Benítez Cordero.

Si la mujer se enfrenta al embarazo en un buen estado de salud, disminuye el riesgo de presentar complicaciones obstétricas o de que culmine la gestación en un feto o hijo afectado con algún defecto congénito.

Para lograr tal propósito, el Ministerio de Salud Pública implementa el Programa Nacional de Diagnóstico, Ma­nejo y Prevención de Enfermedades Genéticas y Defectos Congénitos, disponible en todas las áreas de salud del país, con el objetivo de que cada pareja fértil reciba una atención especializada en función de realizarse estudios genéticos prenatales y neonatales para la seguridad y tranquilidad respecto a la salud y el bienestar del futuro bebé.

La evaluación del riesgo preconcepcional sigue siendo una debilidad, enfatiza la doctora,  pues actualmente son muy pocas las parejas que tienen en cuenta las ventajas que ofrece para un futuro embarazo y, por lo tanto, no acuden a las consultas.

En cuanto al consumo de ácido fólico, por ejemplo, no debe ser solo una preocupación de la madre pues también el padre aporta la mitad del material genético. Con él se previenen defectos congénitos como los defectos de cierre del tubo neural, las cardiopatías, labio leporino, malformaciones del tractus urinario y de las extremidades, y se ha reportado su efectividad en la prevención del síndrome Down. Ofrece además beneficios a los sistemas cardiovascular, inmunológico, nervioso y es fundamental en la formación neurológica fetal (cerebro y médula espinal). Reduce los riesgos de diabetes, hipertensión, obesidad, cáncer de próstata y cérvico uterino.

 Ambos padres deben conocer los beneficios de adoptar estilos de vida saludables, garantizar una dieta equilibrada y no fumar ni ingerir bebidas alcohólicas, pues está demostrado que estos factores ambientales pueden producir efectos negativos en el desarrollo posterior del bebé.

Enfermedades crónicas (diabetes, epilepsia, obesidad), enfermedades genéticas, defectos congénitos u otras que conllevan además el consumo de medicamentos, deben ser motivos para acudir a esta consulta, agrega Benítez Cordero, así como para garantizar un adecuado estado de salud y asesoramiento antes de concebir el embarazo.

La pareja debe ser consciente de que una vez detectado el embarazo es necesario que acudan inmediatamente al médico de la familia, para realizar su captación tempranamente, lo cual debe realizarse alrededor de la décima se­mana de edad gestacional.

Luego de indicados por el médico de familia todos los complementarios del primer trimestre del embarazo, la futura mamá podrá acceder rápidamente a la evaluación del riesgo genético de esa gestante”.

Según el bajo o alto riesgo obstétrico o genético, acota la especialista, la paciente tendrá a su disposición diferentes opciones de atención especializada. Las madres que presenten un riesgo genético bajo deben realizarse el ultrasonido del primer trimestre del embarazo, que debe realizarse entre las 11 y las 13.6 semanas de gestación, y el cual permite detectar tempranamente alteraciones en el feto, como la presencia de defectos del cierre del tubo neural y de la pared abdominal anterior.

Este examen es muy útil pa­ra medir además otros parámetros como son la presencia del hueso nasal y la medida de la translucencia nucal, que son marcadores pa­ra defectos cromosómicos como el síndrome Down, el más frecuente de las cromosomopatías.

Benítez Cordero añadió que si el ultrasonido del primer trimestre arroja alguna sospecha de anomalía cromosómica se le brinda a la gestante la posibilidad de realizarse una amniocentesis (diagnóstico prenatal para el estudio de los cromosomas) entre las 16 y 19 semanas, examen que define si el niño es o no portador, por ejemplo, del síndrome Down.

Este estudio forma parte del programa de diagnóstico prenatal citogenético que se ofrece a las gestantes con edad avanzada. Para proporcionarles mayor seguridad y tranquilidad a las parejas, toda mujer cubana a partir de los 37 años tiene la opción de realizarse este examen”, puntualizó.

Al captarse el embarazo, agregó la experta, se indica a la gestante un estudio de Elec­troforesis de Hemoglobina, el cual permite conocer si la paciente es portadora de una enfermedad genética denominada Sicklemia, muy frecuente en la población cubana.

Entre la semana 15 y 19 de la gestación, refirió la especialista en genética clínica, la futura madre podrá realizarse el estudio de la Alfa feto proteína en sangre materna, que permite obtener información sobre el bienestar del bebé, cuyos valores elevados pueden traducir la presencia de posibles malformaciones del sistema nervioso central.

“Si este diagnóstico es positivo, no quiere decir que necesariamente el bebé tendrá un defecto congénito, pero sí habla a favor de su bienestar. Existen otras condiciones obstétricas o no que elevan este indicador”, explicó.

Por otra parte, la entrevistada mencionó el ultrasonido del segundo trimestre de la gestación, el cual se realiza entre las 20 y las 22 semanas de embarazo, posibilita observar diferentes órganos y estructuras del feto y evaluar su adecuado desarrollo.

Mientras más avanzado esté el embarazo, será más complicado cualquier proceder que se le ofrezca, o conducta que la pareja desee tomar. Nuestra función es asesorar desde el punto de vista genético, brindándoles a los futuros padres toda la información posible, favorable o desfavorable y las opciones que existen; pero es siempre la pareja quien decide respecto al curso de su gestación, subrayó Benítez Cordero.

http://www.granma.cu/cuba/2014-09-07/controlarlos-tambien-esta-en-tus-manos

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Normas:
  • Los comentarios de los lectores no representan las opiniones y criterios de Salud Vida.
  • Salud Vida no publicará aquellos comentarios o interrogantes que estén fuera de tema, tengan faltas ortográficas, utilicen términos groseros, violentos, racistas, homófobos, xenófobos, contengan ofensas, sean contrarios a los principios de la revista y las leyes cubanas.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres que aparecen en la imagen